Se ha celebrado el I Curso Multidisciplinar Reumatología, Pediatría, Dermatología y Digestivo, organizado por la SER y con la colaboración de Gebro Pharma


Los modelos de atención multidisciplinar están enfocados a mejorar la atención de los pacientes y la eficiencia del sistema sanitario. La situación demográfica actual en España presenta un envejecimiento poblacional derivado, entre otras cuestiones, de la mejora en los tratamientos, gracias a los cuales aumenta la supervivencia de los pacientes. Situación que conduce a un aumento de pacientes crónicos y pluripatológicos, lo que conlleva un incremento de gasto frente a unos recursos limitados. Y es en este punto, en el que las consultas multidisciplinares cobrarían especial relevancia, presentándose como una oportunidad de gestionar los recursos disponibles en el hospital, susceptibles de usos alternativos, teniendo presente el resultado en salud.
Una de las principales ventajas de poner en marcha unidades multidisciplinares es que “se pone en el centro de atención al paciente, lo que supone una mejora en el manejo del mismo y también en su grado de satisfacción con el trato recibido”, ha explicado el Dr. Daniel Ginar, del Servicio de Medicina Digestiva del Hospital Son Espases, durante el I Curso Multidisciplinar Reumatología, Pediatría, Dermatología y Digestivo celebrado por la Sociedad Española de Reumatología, gracias a la colaboración de Gebro Pharma.
Asimismo, el Dr. Ginar destaca la importancia de que médicos de distintas disciplinas trabajen conjuntamente, ya que, de esta manera, “podemos colaborar y aprender unos de otros”, señala el especialista.
Algo en lo que está de acuerdo la Dra. Francisca Sivera, responsable de la Comisión de Docencia de la SER y co-coordinadora de este Curso. “El modelo de multidisciplinaridad debe ir implantándose dentro de nuestros hospitales y nuestro sistema sanitario ya que, el paciente se beneficia del conocimiento de diferentes especialistas sobre patologías relacionadas o concomitantes. Las consultas mutidisciplinares son una de las maneras de implantar esa necesidad de aunar conocimientos”, ha señalado la reumatóloga.

En busca de un modelo más eficiente
En la literatura hay pocos estudios que midan el impacto farmacoeconómico de las consultas multidisciplinares. Pero, si se realiza una extrapolación indirecta de los existentes, se comprueba que “el impacto económico probablemente derivará de un mejor manejo de los pacientes, con un aumento de diagnósticos de patología asociada a la psoriasis o a la enfermedad inflamatoria intestinal, que en muchos casos queda sin diagnosticar y tratar. Así como, de una mejora en la eficacia del tratamiento de estos casos con manifestaciones de la enfermedad que implican a más de un especialista, y de una disminución de las visitas y la duplicidad de pruebas diagnósticas y pruebas innecesarias. Es decir, de una mejoría de la situación clínica que, probablemente, redundará en una disminución de costes indirectos debido a bajas e incapacidades”, ha explicado el Dr. Ginar.
En este sentido, la Dra. Sivera ha considerado que “el beneficio para el paciente es innegable. Las decisiones que cada especialista tomaría de manera individual, tienen que verse moduladas por el resto de médicos. La clave del futuro será establecer el modelo más útil y más eficiente”, ha sentenciado.
Ambos especialistas coinciden en que, a pesar de que los datos indirectos sugieren que las consultas multidisciplinarias podrían ser más eficientes, es absolutamente necesario realizar estudios diseñados para valorar el impacto farmacoeconómico. “Hemos de evaluar los resultados en salud y no sólo la actividad”, ha remarcado el Dr. Ginar.