La cirugía del glioma maligno guiada por fluorescencia con 5-ALA (Gliolan®) conlleva una mejora significativa de la supervivencia libre de progresión de la enfermedad con una relación coste-efectividad favorable


El glioma maligno es un tipo de cáncer de muy mal pronóstico con una incidencia de aproximadamente 6 casos por 100.000 habitantes y año. Su tratamiento estándar consiste actualmente en una resección del tumor lo más amplia posible sin afectar zonas elocuentes del cerebro, seguida de radioterapia y quimioterapia.

Una dificultad importante durante la intervención quirúrgica es identificar los márgenes del tumor, por lo que en muchos pacientes no se logra una resección completa. La utilización de 5-aminolevulínico (5-ALA) (Gliolan®) durante la intervención, permite al cirujano poder visualizar claramente los márgenes del tumor, y mejorar de forma significativa la tasa de resecciones completas -un 65%, frente al 36% en aquellos en los que no se utilizó el fármaco en su intervención-. Un resultado que permite aumentar la supervivencia libre de progresión de la enfermedad en promedio 1,5 meses.

El análisis farmacoeconómico realizado, comparó la relación coste-efectividad de la cirugía del glioma maligno guiada por fluorescencia con 5-ALA frente a la intervención convencional. Según datos del estudio promovido por Gebro Pharma, el uso de Gliolan® implica un coste medio adicional inferior a 1.300 euros por intervención, una inversión menor ante los resultados que se consiguen.

Actualmente, se están destinando importantes recursos económicos a este tipo de intervenciones. Se estima que el coste medio de una intervención de este tipo no es inferior a 10.000€, pero son operaciones que solamente en un tercio de los casos resultan un éxito, es decir, se consigue la extirpación total del tumor. Incorporando el fármaco a la cirugía, lo que en el peor de los casos supone unos 1.300 euros más, la tasa de éxito casi se puede doblar”, explica el Dr. John Slof, autor del estudio. John Slof es profesor agregado del Departamento de Economía de la Empresa de la UAB.

Según el profesor Slof, “el valor que aporta Gliolan® es superior al de otras técnicas que se están haciendo actualmente, por lo que sería racional no renunciar a incorporar su uso al sistema nacional de salud”.

Coste medio en función de las circunstancias de cada hospital
El uso de Gliolan® requiere la disponibilidad de un módulo de fluorescencia durante la cirugía para lo que es necesario disponer del microscopio quirúrgico adecuado. Actualmente no todos los hospitales españoles cuentan con un microscopio quirúrgico con la función de fluorescencia incorporada. Para estos casos, los datos del estudio farmacoeconómico realizado con Gliolan®, demostraron que incluso si los hospitales que invierten en su compra, lo amortizan en un periodo de tiempo muy corto respecto a la vida media de este tipo de equipos, la tecnología sigue siendo coste-efectiva.